• mayo

    23

    2019
  • 47
  • 0
Mantén tu casa a salvo en vacaciones

Mantén tu casa a salvo en vacaciones

Con la llegada del calor, empiezan los planes de vacaciones. Tener que dejar la casa sin huéspedes durante unos días provoca dolores de cabeza y preocupaciones a muchos y a menudo suelen dejar las llaves de sus viviendas en manos de familiares o vecinos para que vayan echando un vistazo a la casa y finjan que hay actividad en ella.
Estas prácticas no serían necesarias si contáramos con las medidas de seguridad adecuadas. Para saber si nuestra casa está a salvo, lo primero que debemos hacer es comprobar si nuestra puerta principal y las ventanas son las apropiadas.

La puerta principal: primer aspecto a tener en cuenta

Igual que tú entras a casa por la entrada principal, los que quieran entrar en tu vivienda también lo intentarán. Por eso es imprescindible tener una puerta que cuente con las medidas básicas de seguridad: que estén reforzadas con materiales de calidad y homologados y que estén certificadas como tal.

Cuando hablamos de materiales de calidad nos referimos a materiales resistentes que hagan difícil la entrada a la casa de manera violenta o con técnicas especializadas. Por ejemplo, podemos optar por puertas blindadas o acorazadas. Las primeras están hechas de madera o de PVC, pero llevan insertada una chapa de hierro ligera; las segundas, en cambio, cuentan con una estructura muy resistente de hierro o de acero y llevan una capa por encima de madera o de PVC. Las acorazadas son mucho más resistentes que las blindadas por contar con esa estructura tan dura y reforzada.

Es muy importante que, una vez tengamos la puerta, esté instalada de manera óptima para que proporcione toda la seguridad necesaria:
◾ 
Debe estar bien fijada al muro, para que no se descuelgue si recibe golpes en el marco.
◾ 
Tiene que tener la cantidad exacta de bisagras. Dependiendo del tamaño de éstas y del tipo de puerta, llevará más o menos. Las bisagras serán las que eviten los forzamientos con palanca.
◾ 
Añadir un escudo de seguridad protegerá el bombín de ataques, pues están fabricados con materiales que imposibilitan hacer palanca o ser taladrados.
◾ 
También puedes añadir una cerradura interior adicional para que tenga dos puntos de cierre. Este tipo de cerradura va insertada por dentro, por lo que desde fuera es imposible ver que la puerta cuenta con tantas cerraduras.

Puerta con sistema de seguridad

Tipos de ventana según su seguridad  

Las ventanas también son puntos débiles de la casa si no están escogidas pensando en la seguridad. Lo primero que hay que tener en cuenta al instalarlas es la altura a la que se encuentra la vivienda. No necesita la misma seguridad un tercer piso que una planta baja. Para las viviendas que se encuentran a pie de calle, deberemos elegir ventanas lo más seguras posibles. Los tipos de apertura que proporcionan más seguridad son las oscilobatientes y las practicables frente a las ventanas correderas, que son más recomendables para pisos con altura.
Si tus ventanas no corresponden a ninguno de estos tipos, o bien tienes instaladas unas ventanas poco adecuadas para la altura de tu vivienda, también puedes optar por instalar otras medidas de seguridad como bloqueos o cerrojos. Las ventanas oscilobatientes ya cuentan con un sistema de bloqueo, pero instalarlo en otro tipo de ventana es sencillo.

Con tal de reforzar las ventanas practicables o correderas, existe la posibilidad de instalar cerrojos, para que queden cerradas con la seguridad de una puerta; o bien reforzar las bisagras, para evitar que se pueda hacer palanca desde el exterior.  

Ventana con seguridad

Materiales para ventanas que proporcionan más seguridad

Las ventanas hechas de aluminio o PVC resultan mucho más seguras que las más tradicionales, hechas de madera. Estos materiales son mucho más resistentes a los golpes, por lo que si alguien pretende entrar en nuestra vivienda rompiendo el marco de las ventanas se encontrará con este obstáculo.
En cuanto a los cristales: es preferible instalar cristales dobles, ya no sólo por la seguridad que proporcionan, sino por el aislamiento térmico y acústico. En este sentido, nos encontramos con que los mejores cristales para tus ventanas son los vidrios de doble acristalamiento y los vidrios laminados. Ambos se componen de dos capas de vidrio, con la única diferencia de que los segundos incluyen, además, una capa plástica entre los dos cristales para evitar el traspaso, lo que proporciona todavía más seguridad.
Existen también los vidrios armados, en la misma línea pero un paso más allá. Estos cristales incorporan alambres de acero inoxidable en el propio vidrio, por lo que resulta imposible romperlo.

La seguridad de tu hogar no es ninguna broma, es un aspecto al que hay que darle prioridad para disfrutar de tu vivienda cuando estés en ella y para no sufrir cuando no estés.

DEJA UN COMENTARIO

Tu comentario se publicará después de validarse

Cancel reply
© Copyright Tancaments.cat by Metacom BCN
WhatsApp
Hola estamos en línea.
¿Necesitas algo?