• octubre

    23

    2018
  • 35
  • 0
Cómo hacer el mantenimiento de tus puertas de exterior

Cómo hacer el mantenimiento de tus puertas de exterior

Una buena puerta de entrada para tu hogar es indispensable para mantener la casa segura. Hoy en día hay muchas opciones en el mercado y elegir la adecuada depende de muchos factores como el material, el color, el acabado el tipo de marco, etc.

En cuanto a mantenimiento se refiere, no es lo mismo tener una puerta de exterior de madera, de pvc o de aluminio.

Mantenimiento de las puertas de aluminio y PVC

El aluminio y el PVC son materiales muy resistentes y fáciles de mantener. Tanto si tienes una puerta de exterior de PVC o una puerta de aluminio es muy fácil tenerlas siempre a punto.

Hoy en día, los modelos de puertas de entrada en estos materiales han evolucionado mucho y se pueden encontrar diseños muy exclusivos y originales. También, en el caso del PVC, se pueden encontrar modelos que imitan la madera y que pueden resultar muy realistas.

Limpieza: Siempre con un paño húmedo y agua jabonosa con un producto que no sea abrasivo. Nunca limpiar los perfiles con un paño seco, ya que pueden rayarse.

Algunos fabricantes de aluminio y PVC tienen su propio producto limpiador que es adecuado para una limpieza completa y efectiva.

Protección: Tanto el aluminio como el PVC son materiales muy resistentes con lo cual, una vez instalados, no es necesario aplicar ningún producto de protección. De hecho no se deben barnizar, ni pintar, ya que, esto ocasionaria desperfectos en el aluminio o el PVC.

Puerta de exterior moderna fabricada en PVC

Mantenimiento de las puertas de madera

Las puertas de madera son las más costosas de mantener, eso sí, algunas pueden llegar a ser verdaderas obras de arte. Las inclemencias del tiempo afectan bastante a la madera, en especial si no se le proporcionan los cuidados adecuados.

Hay que evitar a toda costa que la madera se agriete o se rompa, ya que, en este último caso la única solución sería el reemplazo de la puerta por completo.

Para evitar que el material se deteriore a causa de la lluvia, el sol, el viento y otras afectaciones climáticas hay unos cuidados mínimos a tener en cuenta:

Limpieza: Limpiar regularmente la superficie de la puerta con una bayeta suave y ligeramente humedecida. Si esto no fuera suficiente para eliminar la suciedad, se puede optar por una solución con unas gotas de vinagre, que además de limpiar le aportará brillo.

Hay que evitar a toda costa sustancias abrasivas, ya que se fomentaría el deterioro de la puerta con más rapidez.

Protección: Tradicionalmente la madera ha sido tratada con barnices. En el caso de la exposición al exterior no están especialmente indicados, ya que, hacen efecto lupa y pueden ocasionar la erosión de la madera y su cuarteamiento.

Por ello, es más adecuado usar aceite de teca o barniz de poro abierto, que vienen a ser aceites que nutren la madera y la protegen desde el interior. Estas sustancias penetran y hacen que la madera respire y regule de manera natural la humedad y su adaptación al ambiente en el que se encuentre.

Además, este tipo de aceites suelen incoporar funguicidas e insectidas, a la vez que aportan una alta resistencia a los rayos ultravioletas. Son extremadamente fáciles de aplicar y no es necesario lijar para su aplicación.

Mantenimiento de herrajes y marcos

Al Menos una vez al año se deben engrasar los herrajes y cerraduras con un aceite adecuado o vaselina. De esta manera se previene el deterioro de los mecanismos de apertura y cierre.

En el caso de los marcos es importante comprobar la estanqueidad y la sujeción. Si fuera necesario realizar alguna acción, lo mejor es contactar con un profesional para que haga las acciones pertinentes, de esta manera te aseguras que se mantiene la máxima seguridad en el marco y los herrajes de la puerta para evitar posibles robos.

DEJA UN COMENTARIO

Tu comentario se publicará después de validarse

Cancel reply
© Copyright Tancaments.cat by Metacom BCN